El largo y cálido verano

Ha sido un curso intenso desde el punto de vista musical. Tras la Missa in tempore belli de Haydn, que se interpretó con notable asistencia de un público entregado a nuestra interpretación, retomamos durante el tercer trimestre otro de los programas que se quedaron en suspenso debido a la pandemia, consistente en los Marienlieder op. 22, Nänie, op. 82 y Schicksalslied op. 54 de Johannes Brahms que se interpretaron el pasado día 12 de junio dentro de las ya clásicas Noches del Carmen del Conservatorio Superior “Manuel Castillo”, al que siguió el Concierto de Corpus en colaboración con la Pastoral Juvenil del Arzobispado de Sevilla, en cuya sede, la Iglesia del Sagrado Corazón, tuvimos la oportunidad de deleitar a los asistentes nuevamente con los Marienlieder de Brahms, además de con el Magnificat RV 610 de Antonio Vivaldi.

Ahora se impone el merecido descanso, aunque son muchos los proyectos, tanto en solitario, como junto a señeras organizaciones de nuestra ciudad, que tenemos ya en cartera y de los que os iremos dando cumplida cuenta tanto en esta página como en las redes sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.